04/16/2021 Patronato del Alcázar de Segovia

Inauguración de la plaza de la Reina Victoria Eugenia

Hoy viernes 16 de abril ha tenido lugar el acto oficial de inauguración de la plaza de la Reina Victoria Eugenia, una vez concluidas las obras de remodelación promovidas por el Patronato del Alcázar, que dieron comienzo en enero de 2019 y cuya ejecución ha supuesto una inversión superior a los 2,5 millones de euros.

La plaza de la Reina Victoria Eugenia es, qué duda cabe, uno de los espacios más singulares y pintorescos de Segovia, no solo por su enclave privilegiado, por su entorno natural o por su rico pasado, sino por constituir el espacio físico de unión entre la ciudad y su Alcázar. Antesala de uno de los monumentos más reconocibles y visitados de España, es -y ha sido históricamente- lugar de encuentro entre segovianos y visitantes. Testigo mudo de la historia, este espacio protagonizó acontecimientos cruciales para el devenir de España: el sitio del Alcázar durante la guerra de las Comunidades, la lección inaugural del Real Colegio de Artillería y los ensayos previos al primer vuelo en globo, por citar algunos de los más destacados.

El acto inaugural ha estado presidido por el General D. Enrique Silvela Díaz-Criado, presidente del Patronato del Alcázar. Además, ha contado con las intervenciones de la alcaldesa de Segovia y del Maestro Mayor del Alcázar, José Miguel Merino de Cáceres, autor del proyecto y director de la obra. Asimismo, han asistido representantes en Segovia de la Administración General, regional, provincial y local. Tras los correspondientes discursos, se ha cortado la cinta inaugural y se ha realizado una visita al recinto.

 

El General Silvela, durante su intervención, ha destacado el gran esfuerzo llevado a cabo por el Patronato durante el primer año de obras, cuando los trabajos se desarrollaron sin que el Alcázar tuviera que cerrar al público ni un solo día. Pese a las dificultades que supuso la convivencia con los trabajos, la fortaleza acogió en 2019 a 754.946 visitantes, cifra récord hasta la fecha. El segundo año de obras estuvo marcado por la pandemia y por las modificaciones realizadas sobre el planteamiento inicial, con el fin de incluir mejoras necesarias aprovechando la oportunidad que presentaba la situación de obras. Precisamente, han sido estas mejoras, que afectan principalmente a las redes de seguridad y a la accesibilidad, las causantes del incremento del coste de ejecución, desde los 1,7 millones de euros presupuestados inicialmente, hasta los 2,5 millones que supondrá la inversión final.

Además, el presidente del Patronato ha explicado las causas que han originado los retrasos habidos durante la ejecución. Entre las más relevantes, además de las ya citadas modificaciones, estuvieron la pandemia, que hizo necesaria la adopción de estrictos protocolos de seguridad en el trabajo y el ajuste de los procesos de producción; el cuidado con el que se han llevado a cabo los movimientos de tierras, siempre bajo supervisión arqueológica, y la realización de catas arqueológicas extraordinarias para la verificación y estudio de los restos que se conservan en el subsuelo de la plaza.

La obra se ha llevado a cabo desde su inicio con sumo cuidado y respeto, ha explicado el Maestro Mayor. Desde la fase de elaboración del proyecto se prestó especial atención al diseño y tratamiento de los despieces y de los acabados, tratando en todo momento de mantener la estética clasicista que iniciase Odriozola en la ordenación de la plazuela que proyectó en el siglo XIX, sin dejar de lado la funcionalidad necesaria en el siglo XXI. El Maestro Mayor, en un emotivo discurso, ha narrado como la estética final de la plaza se ha logrado gracias al cromatismo resultante de la combinación de granitos y basaltos de distintas procedencias y a la estereotomía de las piedras.

Fruto del celo con que el Patronato ha abordado el estudio del subsuelo, han visto la luz importantes hallazgos que, si bien no son abundantes, son dignos de mención. Entre otros, destacan el canal del acueducto, un desarenador del siglo XVI en muy buen estado de conservación o restos de la cimentación de la antigua catedral y de otras construcciones tales como el palacio episcopal erigido por Arias Dávila.

Otra intervención de gran interés llevada a cabo, ha explicado el arquitecto Merino de Cáceres, ha sido la restauración y dignificación de la Casa de la Química, un edificio que, pese a ser el máximo exponente de la arquitectura neoclásica en Segovia, había llegado hasta nuestros días muy maltratado por el tiempo. La obra ha supuesto la recuperación de la volumetría perdida en las fachadas y de un amplio espacio, a modo de lonja, en su parte delantera. Cabe destacar la reapertura de tres óculos de forma elíptica, originales de la fábrica, posiblemente empleados para la evacuación de gases en la época en que el edificio fue laboratorio de Química del ilustre Louis Proust. Dichos óculos se hallaban cegados y, en la actualidad, han sido cubiertos con vidrieras de diseño modernista elaboradas en el taller de Carlos Muñoz de Pablos, según diseño del propio Maestro Mayor.

En su discurso, la alcaldesa de Segovia, Clara Luquero, ha hecho hincapié en la oportunidad que supone para la ciudad la recuperación de un espacio de singular belleza e importancia, que ha definido como un lugar de estancia y paseo para segovianos y visitantes. Ha destacado el nivel de detalle, así como el planteamiento de sostenibilidad con que se ha ejecutado la obra. Antes de concluir su intervención ha expresado, en nombre de todos los segovianos, su agradecimiento y su felicitación al Patronato, a los profesionales y a los trabajadores que, con su enorme esfuerzo, han hecho posible la rehabilitación.

Con ocasión de la finalización de las obras, el Patronato del Alcázar ha editado el libro La Plazuela del Alcázar y la Casa de la Química, escrito por José Miguel Merino de Cáceres, Maestro Mayor del Alcázar, en el que se aborda el devenir arquitectónico de la plaza desde la Edad Media hasta la actualidad y se teoriza sobre la morfología y la ubicación de la antigua catedral de Santa María; asimismo, el libro ofrece una completa explicación sobre la génesis y la evolución de la Casa de la Química, erigida en terrenos del Alcázar durante la Ilustración. El acceso al libro es público y gratuito a través de la sección Publicaciones de la página web www.alcazardesegovia.com.

El Patronato del Alcázar, con las obras llevadas a cabo, ha logrado poner en valor y revitalizar un espacio majestuoso, a la par que acogedor y evocador, manteniendo la esencia de aquel lugar que inspiró a viajeros románticos, a los primeros fotógrafos e incluso a Antonio Machado para componer algunos de sus más célebres versos.

En un jardín te he soñado,

alto, Guiomar, sobre el río,

jardín de un tiempo cerrado

con verjas de hierro frío.