Carlos Muñoz de Pablos muestra su obra en el Alcázar

23 septiembre, 2019 Patronato del Alcázar de Segovia

El artista segoviano dirigió el recorrido guiado, la actividad fue organizada por la Real Academia de Historia y Arte de San Quirce, como parte de la programación de sus Lecciones de Arte 2019.

El pasado día 17 de septiembre, tras el cierre al público de la fortaleza, el conocido vitralista Carlos Muñoz de Pablos  llevó a cabo una visita guiada de excepción por su obra en el Alcázar, en la que ilustró a los asistentes en los distintos procesos y técnicas de fabricación y coloreado de vidrios, así como de pinturas murales. Durante su visita también habló de su trayectoria profesional y sus vivencias en el Alcázar, en primera persona, desde un punto de vista íntimo y con la humildad y cercanía que siempre ha caracterizado al artista.

Carlos Muñoz de Pablos se definió a sí mismo, no como un artista “de caballete”, sino como un creador que contempla su obra como parte de un todo, que prefiere renunciar a ideas personalistas para que su creación se integre en un ambiente en el que interactúan la arquitectura, la luz, el vidrio, la decoración, e incluso las personas que transitan por el espacio. En este sentido integrador, Muños de Pablos explicó cómo se había decantado por tonos púrpura o dorados para la vidriera de un espacio regio y señorial como el salón del Trono, o cómo, en la pintura La proclamación de Isabel la Católica, el empleo de la encáustica, de las gamas cálidas, de la técnica hiperrealista y de una luz que simula entrar por las ventanas de la sala consiguen incorporar la obra a la visión de conjunto que tiene el visitante, hasta el punto de que las personas que están en la sala, más allá de tapar la vista de la pintura, se confunden con los personajes representados en ella.

Tras recorrer las salas de la crujía norte del Alcázar, en las que se exponen las vidrieras realizadas por Muñoz de Pablos entre 1954 y 2009, así como su obra La proclamación de Isabel la Católica, el grupo visitó la sala de Artillería, en la segunda planta de la Torre del Homenaje. En esta sala, el elemento decorativo más representativo son dos grandes lámparas de araña realizadas en 1996 en el Centro Nacional del Vidrio (Real Sitio de San Ildefonso), sobre diseño del propio Muñoz de Pablos. El artista explicó cómo concibió las piezas como grandes esculturas en las que el cristal es el protagonista; para ello ocultó por completo la estructura metálica e incluyó espejos en el diseño, todo ello aporta sensación de modernidad, pero sin que se pierda la referencia de las grandes lámparas barrocas del siglo XVIII.

Carlos Muñoz de Pablos, a lo largo del recorrido, quiso hacer un sencillo pero merecido homenaje a todos aquellos artistas y trabajadores que, como él, colaboraron en la reconstrucción del Alcázar tras el incendio que lo devastó en 1862, muchos de ellos desconocidos para el gran público. Así, recordó las figuras de Toribio García de Andrés, José María García Moro, Ángel García Ayuso y José Luis Santos Abad.

Del mismo modo, recordó a José María Avrial, pintor del siglo XIX cuyos dibujos y apuntes resultaron clave para la restauración de la fortaleza tras el incendio de 1862. Los dibujos del cuaderno de Avrial muestran la arquitectura del interior de las salas del Alcázar antes del incendio, incluyendo apuntes, detalles y alzados. El libro El Alcázar de Segovia y don José María Avrial , editado por el Patronato del Alcázar, incluye una reproducción del cuaderno de dibujo de Avrial donde puede apreciarse la calidad de la obra de este artista. Su legado se convirtió en un documento de valor incalculable para todos aquellos que llevaron a cabo la ardua labor de devolver al Alcázar el esplendor perdido tras el incendio.

El Patronato del Alcázar, desde sus inicios en los años cincuenta del siglo XX, siempre ha mostrado un claro interés en dar a conocer la obra de artistas segovianos. Cuenta entre sus fondos con obras de, entre otros, Pedro Barral, Aniceto Marinas, Victorino López, Daniel Zuloaga y del propio Carlos Muñoz de Pablos. La última obra realizada por el taller de Muñoz de Pablos, por encargo del Patronato del Alcázar, ha sido recientemente instalada y ya puede ser contemplada por el público: se trata de un conjunto de tres vidrieras para el cerramiento de los óculos de la sala principal de la Casa de la Química, a juego con la claraboya instalada en la misma sala en el año 2001, diseñada por el mismo artista.

El pasado mes de mayo, a propuesta del Patronato del Alcázar, el Ayuntamiento de Segovia otorgó a Carlos Muñoz de Pablos la Medalla al Mérito Cultural, merecido reconocimiento a su trayectoria profesional. No en vano, el taller de Muñoz de Pablos se ha convertido en un referente a nivel internacional en la creación y restauración de vidrios artísticos.