7 febrero, 2019 Patronato del Alcázar de Segovia

El Teniente de Alcaide del Alcázar recibe a las alcaldesas de Zamarramala

El Teniente de Alcaide del Patronato del Alcázar, Tcol. D. Ángel Manuel Borao Bastardo, en ausencia del Coronel Alcaide, ha recibido a las alcaldesas en la Academia de Artillería

Hoy jueves 7 de febrero, después de que la alcaldesa de la ciudad, Dña. Clara Luquero de Nicolás, entregara el bastón de mando a las dos alcaldesas, las hermanas Elisabet y Débora Velasco Otero, ataviadas con el traje de “avisar” han visitado a las autoridades de la ciudad.

El Teniente de Alcaide del Patronato del Alcázar, Tcol. D. Ángel Manuel Borao Bastardo, en ausencia del Coronel Alcaide, ha recibido a las alcaldesas en la Academia de Artillería y ha estado conversando con ellas sobre la tradición de la fiesta, que data desde 1227, del enorme orgullo que es mantenerla viva y de la alegría que es poder transmitir este legado de madres a hijas.

En Zamarramala el domingo día 10 será la fiesta grande. Al comienzo tendrá lugar la procesión, el juego de banderas y escolta de alabardas.

El pregón de fiestas será pronunciado por la atleta Carolina García Garzón y tras sus palabras comenzará la quema del pelele que simboliza las malas conductas.

El galardón de ‘Ome Bueno e Leal de Zamarramala’ lo recibirá la asociación de Esclerosis múltiple ASGEM. Esta asociación lleva trabajando en Segovia desde el año 2012.

Durante el acto se entregarán los nombramientos de “Aguederas Honorarias e Perpetuas” a: Dña. Isabel Marqués Martín, Dª Sonia Sanz Ramos, Dª Beatriz López Álvarez y Dª Blanca Collar de Cáceres.

El premio “Matahombres de Oro 2019” a D. Luis del Olmo Maroto.

Las dos alcaldesas, las hermanas Elisabet y Débora Velasco Otero, en la Academia de Artillería con el Teniente de Alcaide del Patronato del Alcázar, Tcol. D. Ángel Manuel Borao Bastardo.

Las dos alcaldesas, las hermanas Elisabet y Débora Velasco Otero, en la Academia de Artillería con el Teniente de Alcaide del Patronato del Alcázar, Tcol. D. Ángel Manuel Borao Bastardo.

La leyenda

Cuenta la leyenda que, hallándose Segovia bajo dominio musulmán, en la víspera de un 5 de febrero, festividad de santa Águeda, las mujeres casadas de Zamarramala decidieron vestirse con sus mejores ropajes y distraer a los moros que estaban en el Alcázar para así poder reconquistarlo.

Desde el Alcázar, los moros, embelesados, se acercaron a contemplarlas y fueron abandonado sus puestos de guardia. Las zamarriegas entonaron entonces una copla para avisar a los mozos, que ya esperaban encaramados en los muros del Alcázar, de que ya podían entrar a reconquistarlo.

De este modo el Alcázar volvió a manos de Alfonso VI, y el pequeño pueblo de Zamarramala, hoy barrio de Segovia, forma parte de la historia del Alcázar de Segovia. El Patronato del Alcázar colabora cada año en la fiesta de santa Águeda para mantener viva una tradición que es fiesta de interés turístico nacional.