05/16/2022 Patronato del Alcázar de Segovia

Cuando cae la noche en el Alcázar…

Visitas vespertinas y nocturnas a la torre de Juan II con motivo de la conmemoración del VIII centenario de Alfonso X el Sabio

Vista Nocturna fachada Alcázar de Segovia

«De haber asistido a la creación del mundo, hubiera hecho algunas cosas de otra manera”». Cuenta la leyenda que estas fueron las palabras empleadas por un osado Alfonso X mientras, desde la torre más alta del Alcázar segoviano, contemplaba el devenir de los astros en el firmamento.

Más allá de fábulas, es de suponer que el Rey Sabio, a quien en Segovia conocían como el Estrellero, pasó largas horas en lo más alto de la más alta torre de la fortaleza, mirando al cielo y tomando apuntes sobre el movimiento de los planetas y de las estrellas. Dichas observaciones, junto con las observaciones realizadas en Toledo entre 1263 y 1272, debieron de ser la base para la elaboración de las Tablas Alfonsíes, primer conjunto de tablas astronómicas realizadas en la Europa cristiana, que sirvió para la realización de la mayor parte de los calendarios, almanaques y efemérides hasta el siglo XVI.

Este año se conmemora el VIII centenario del nacimiento de Alfonso X, uno de los personajes más eminentes de la Edad Media, no solo en Castilla, sino en el conjunto de la civilización occidental. El Alcázar de Segovia, una de las principales residencias del Rey Sabio, ha querido sumarse a la celebración y, con este motivo, ha abierto la torre Juan II a las visitas turísticas en horario nocturno por primera vez en su historia, el pasado sábado 14 de mayo.

Más de 300 visitantes han podido evocar las andanzas del rey Alfonso subiendo a la torre más alta de la fortaleza —ahora la Torre de Juan II, del siglo XV, que absorbió a la que habitaba el rey Sabio— para acercarse a la bóveda celeste y sentirse en un plano intermedio entre el cielo y la tierra, dejando la ciudad bajo sus pies.

Las visitas, que se desarrollaron entre las 20:30 y las 23:30 horas gozaron de una gran aceptación por parte del público. Las vistas desde lo alto son uno de los mayores atractivos que presenta la visita al Alcázar de Segovia. En esta ocasión, el hecho de poder contemplar la puesta de sol al caer la tarde o la ciudad iluminada una vez entrada la noche supuso un aliciente adicional a la actividad. La venta de entradas se realizó exclusivamente por internet a través de la página web oficial del alcázar, y alcanzó prácticamente el 100% del aforo disponible.