6 marzo, 2019 Patronato del Alcázar de Segovia

El Patronato del Alcázar realiza un simulacro para comprobar los sistemas contraincendios.

Un año más, el Patronato del Alcázar realiza su simulacro anual coincidiendo con el aniversario del incendio que tuvo lugar en el Alcázar el 6 marzo de 1862. El personal del Alcázar de Segovia pone a prueba los conocimientos aprendidos en los cursos de formación recibidos a lo largo del año y su capacidad de reacción ante potenciales emergencias.

A las 11:00 h. salta la alarma situada en la zona de la sala de Planos, el vigilante de seguridad de servicio se dirige a la escalera de la Torre del Homenaje, al abrir la puerta detecta una gran cantidad de humo, por lo que rápidamente da aviso a la Gerencia de la existencia de humo y fuego. Comienzan a ponerse en marcha todos los protocolos de actuación.

En ese momento se encontraban dentro de la fortaleza alrededor de 200 personas. A las 11:06 h. se decreta la evacuación y comienzan a ser desalojados por las dos vías previstas de fortaleza: la entrada principal y a través de la Coracha.

Antes de la llegada de los bomberos, el personal de seguridad evacúa a uno de los heridos y lo estabiliza. Una vez evacuado el edificio y realizado el recuento del mismo faltan dos trabajadores: uno de ellos se encuentra ya estabilizado en el Patio del Reloj, el otro, se encuentra aislado en la Torre del Homenaje.

El personal del Alcázar procede asimismo a intentar sofocar el incendio con extintores del CO2.

Tan solo han transcurrido cinco minutos desde que se produjera el aviso hasta que los bomberos han llegado a la fortaleza, rápidamente han accedido a la sala de Planos y tras estabilizar al trabajador accidentado, lo han evacuado del mismo con bastante dificultad debido a la enorme cantidad de humo condensado en la escalera de la Torre del Homenaje. Antes de sacarlo del edificio, han actuado los servicios de Emergencias Sanitarias atendiendo al herido en el patio del Reloj.

Posteriormente, una vez evacuado el herido y sofocado el fuego en su totalidad, se ha procedido a rescatar y proteger el patrimonio artístico del monumento.

Cada año, el ejercicio, en el que colabora el cuerpo de Bomberos de la capital, el servicio de Emergencias Sanitarias y la Policía Local, pone a prueba no solo los sistemas contraincendios, sino también a todo el personal del Alcázar que debe poner en práctica los protocolos que deben llevarse a cabo en situaciones de emergencia

El simulacro constituye también una magnífica ocasión para comprobar que la coordinación entre todos los implicados funciona a la perfección. No hay que olvidar que, dentro del Alcázar, además del personal del mismo y los turistas que se encuentran en ese momento visitando el monumento, están también los trabajadores del Archivo General Militar.

Para el Patronato del Alcázar, la inversión que cada año se realiza en mejoras en los sistemas de autoprotección para salvaguardar el monumento, junto con la formación de su personal en protocolos de autoprotección, constituye una de sus más importantes prioridades. No hay que olvidar que el Alcázar de Segovia fue declarado Bien de Interés Cultural en 1931.

Este año 115 alumnos del IES Mariano Quintanilla han colaborado como visitantes dentro del monumento.
Tras el simulacro, el Patronato realiza cada año un análisis de la ejecución que permite perfeccionar los procedimientos empleados y mejorar tanto aspectos materiales como de protocolos, lo que redunda en una mayor eficacia de la respuesta ante una emergencia.

Desde la Sala de Prensa del Patronato del Alcázar, está disponible una galería de imágenes para su descarga: